Rinitis



Nuestra nariz juega un rol en nuestro sentido del olfato, aunque no sea el más desarrollado nos permite disfrutar mejor de los alimentos y detectar situaciones peligrosas. Otra función que tiene la cavidad nasal es la de calentar y filtrar el aire que respiramos. Muchas partículas del aire quedan retenidas en dicha región evitando que pasen a los pulmones y nos desencadene el reflejo de la tos.

Rinitis

El calentamiento del aire es fundamental en aquellos lugares en donde hace mucho frío para evitar que los bronquios de pequeño tamaño se cierren por irritación del aire a baja temperatura.
La rinitis se denomina a la producción de secreciones por parte de la cavidad nasal, comúnmente llamados mocos. Existen diversos tipos de rinitis, desde las que son de causa alérgica que produce una sustancia acuosa y clara, o infecciosa de coloración amarillenta o verde.
   La rinitis se produce como un mecanismo de defensa para la eliminación de partículas extrañas, agentes alérgenos y microorganismos.
La gripe, un resfrío u otra enfermedad respiratoria se suele acompañar de rinitis, que puede ser muy molesta para la persona por la necesidad de limpiarse de forma continua. La misma cesará cuando los agresores que la desencadenaron hayan desaparecido.