Muerte súbita infantil


Durante el primer año de vida los niños requieren una atención especial por parte de los padres, para su alimentación y cuidado. Existen múltiples problemas de salud que puede presentar todo niño menor de un año, pero uno característico de esta edad es la muerte súbita infantil
Es un miedo que todos los padres tienen presente desde que nace su hijo pero hay que tener en cuenta que aspectos se pueden modificar para intentar prevenirla. La muerte súbita infantil, o también denomina muerte blanca, ocurre en los niños menores de un año de edad, generalmente entre los dos a seis meses de edad. Se caracteriza porque se acuesta al niño a dormir durante la noche y el mismo amanece muerto. Es una situación que genera una gran afectación de la familia. 

Muerte súbita infantil

Se plantean múltiples causas, dentro de las que se destaca, la inmadurez del sistema respiratorio en esta etapa del desarrollo, lo que dificulta que el bebé comience a respirar nuevamente en caso de dejar de hacerlo. Para prevenir la muerte súbita infantil se deberán seguir las siguientes indicaciones: 

  • Todo bebé deberá dormir en su propia cuna. Dormir con uno o ambos padres aumenta el riesgo, incluso existe posibilidad de aplastamiento.
  • La posición para dormir siempre es boca arriba. Solamente se podrá colocar en otra posición por indicación del médico pediatra del bebé. 
  • El colchón del bebé debe ser duro, no se debe utilizar almohada. 
  • Debe dormir tapado hasta la altura de las axilas, con ambos brazos hacia afuera. 
  • El ambiente del niño no debe estar contaminado con humo de cigarrillo, es ideal que esté permanentemente ventilado. 
  • No se debe sobreabrigar al niño al momento de dormir. 
Cumplir con las recomendaciones permitirá disminuir la posibilidad de ocurrencia de muerte súbita infantil.